Seis sencillos pasos para viajar de forma responsable

Los viajes responsables se han vuelto aún más esenciales a medida que viajar se ha convertido en una megaindustria, con más gente haciendo la maleta o la mochila hacia lugares lejanos. Nuestras vacaciones son un regalo especial para nosotros. Según el tipo de viajero, nos duele el ansia de viajar, el deseo de aventura o de relajación, y a veces olvidamos las implicaciones de nuestra visita. A menudo teníamos la suerte de que nos llevaran a destinos fuera de lo común. Lugares que no evolucionan únicamente en torno al turismo. Lo que encontramos allí Gente encantadora deseosa de compartir sus casas y sus historias con nosotros. Pero también nos encontramos con una cantidad increíble de contaminación.

A lo largo de los muchos viajes, nuestra conciencia de nuestra huella aumentó. Así que, naturalmente, intentábamos reducir nuestros perjudiciales “hábitos de viaje” y sustituirlos por otros más prácticas responsables.

 

Hopkins, Belice: Dani junto a la playa
magazine 18

Turismo sostenible frente a viaje responsable – ¿Cuál es la diferencia?

Los términos “turismo sostenible” y “viaje responsable“se están convirtiendo cada vez más en palabras de moda.

Turismo sostenible significa causar el menor impacto negativo posible, satisfaciendo al mismo tiempo las necesidades económicas locales. Lo ideal es que las prácticas turísticas sostenibles adopten una perspectiva a largo plazo en el desarrollo y mantenimiento del punto de referencia, la cultura y el patrimonio de un destino.

Por el contrario, el viaje responsable se refiere al ámbito personal. El viaje responsable consiste en dejar un impacto positivo como visitante respetando el medio ambiente, las personas y las culturas.

Ser un viajero responsable no significa necesariamente que tengas que renunciar a la comodidad. Por el contrario, se trata de conciencia cultural, social y medioambiental. Viajar con responsabilidad consiste en comprender el efecto sobre los lugares a los que viajasya sea en el medio ambiente o en sus gentes.

Si quieres viajar de forma más responsable, prueba nuestros consejos a continuación. Te ayudarán a empezar.

Hopkins, Belice: Casa colorida

1. Evita los billetes de avión innecesarios: coge el autobús y haz amigos por el camino

Hay que admitir que es difícil evitar por completo los aviones mientras satisfacemos nuestro deseo de viajar. No obstante, puedes reducir tu huella de carbono volando con menos frecuencia. Coge el transporte público local una vez que hayas llegado a tu destino.

Viajar en autobús en lugar de en avión reducirá las emisiones de tu viaje y te dará una excelente oportunidad de entrar en contacto con la población local. Puede que tardes mucho más en ir de A a B, pero en nuestra opinión, ¡casi siempre merece la pena!

2. Investiga primero

Los viajes se han vuelto rápidos. Entramos en el avión y, cuando salimos al cabo de un par de horas, nos encontramos rodeados de una cultura y una forma de vida completamente diferentes. Ser un viajero responsable significa leer sobre las prácticas y valores culturales de tu destino antes de dirigirte allí. Conoce las costumbres locales para comportarte con respeto.

3. Sumérgete en la vida local

Viajar es algo más que visitar un destino destino. Se trata de sumergirse en culturas extranjeras y conocer a la gente. No seas tímido cuando alguien inicie una conversación contigo. A menudo oímos frases como “se nota que la gente está preocupada o nos tiene miedo”. Imagina cómo te sentirías si toneladas de extranjeros visitaran tu ciudad teniendo miedo de ti. A menudo hemos hecho la experiencia de que la gente se siente orgullosa de mostrar su país de origen a los visitantes extranjeros. Esto es especialmente cierto en el caso de los países en desarrollo. Aprende algunas palabras o frases esenciales. Esto bastará para romper el hielo.

Con miles de millones de personas que viajan cada año, imagínate si cada una de ellas compartiera una conversación, un intercambio de palabras con alguien de una cultura extranjera. No sólo cambiaría nuestra perspectiva, sino que crearía comprensión y cambiaría el mundo de una forma hermosa.

4. Abastecerse local y responsablemente

Los dólares de nuestros turistas pueden tener un impacto significativo en la economía local. Alójate en alojamientos de propiedad local o en lugares que retribuyan a la comunidad local. Visita restaurantes de propiedad local o reserva tu excursión a través de empresas familiares sostenibles. Creemos que la gente debe beneficiarse de nuestra visita. Por eso nos esforzamos por elegir alternativas de propiedad local.

5. Reduce tus residuos

A menudo visitamos lugares que no pueden proporcionar sistemas sofisticados de gestión del agua y los residuos. Los microplásticos y otros ingredientes que vaporizan nuestros cosméticos contaminan el agua y el medio ambiente. Procura llevar productos sostenibles de residuo cero, como:

  • barras de champú
  • protector solar sin componentes tóxicos (por ejemplo, oxibenzona)
  • alternativas a los discos de algodón reutilizables
  • botellas de agua reutilizables y filtros de agua
  • una bolsa para ir de compras
  • cubiertos sostenibles
  • un juego de urdimbres para empaquetar tu comida o las sobras

La lista sigue y sigue… y como puedes ver, sólo tienes que hacer pequeños cambios para reducir drásticamente la huella que dejas atrás. Piensa en todas las botellas de plástico que no tendrás que utilizar…

P.D: ¡Echa un vistazo a nuestra exclusiva lista de equipaje con cero residuos! Haz clic aquí

6. Tómate un segundo antes de hacer fotos

Con demasiada frecuencia, deambulamos con la cámara pegada a la mano, sin darnos cuenta de la gente que nos rodea. Empezamos a rodar en cuanto entramos en una escena. A menudo invadimos momentos o molestamos a los demás sin darnos cuenta. Tómate un segundo para acceder a la escena de la que vienes y, lo más importante, pide permiso antes de hacer fotos, especialmente de gente. Ten en cuenta: es su casa, son reales gentey no se trata de un set fotográfico con modelos de pago. Hemos descubierto que cuando pides a la gente que te haga una foto, es probable que escuches la historia que hay detrás de esa persona. Utiliza tu cámara para crear recuerdos tangibles con la gente, en lugar de utilizarlos como atracciones.

Paso fronterizo de Nicaragua a El Salvador